Como dice el refrán

El refrán tiene su razón de ser. La vida es del color del cristal con que la miras. Y no sólo. La dirección a la que enfocas tu mirada lo es todo. Puedo fijarme en otros y compararme, o celebrar con los míos un feliz no cumpleaños y disfrutar del pastel que la niña de mi vecina y mis hijas hicieron siguiendo las instrucciones de la caja.

 

Puedo fijarme en las casas de otras personas, en sus huertos, en sus cocinas, y lamentarme de lo que carezco; o darle gracias a Dios por tantas bendiciones, y disfrutar del sabor incomparable de los tomates del huerto propio, madurados al sol.

 

Puedo criticar y quejarme de quienes me rodean, o sonreírle a mi marido y darle un beso y un largo abrazo, y, por qué no, bailar con él sin música.

Puedo teclear dudas, críticas, lamentos, o escribir una tarjeta de gracias, una carta a mano, y estrenar este bolígrafo tan curioso que me trajo Steve de una convención en Orlando a la que asistió la semana pasada. Es un bolígrafo espacial, -especial también-, funciona en el agua, orientado hacia arriba, abajo, o en cualquier ángulo. Escribe sobre cualquier superficie. No lo he probado, confío y doy crédito a lo que dice la caja.

 

Para mí es fácil fijar la mirada en lo que somos y en lo que tenemos. Gracias a la oración puedo  conversar con Él, dejarle mis problemas y vivir dichosa. Gracias también al blog, puedo compartir mis pensamientos y con un par de fotos y renglones, darme cuenta de las maravillas que me rodean. Si no tenéis un diario digital, como llamo al blog, un cuaderno y un bolígrafo son suficientes. Si gustáis de Facebook o Twitter, o de los foros de yahoo o privados, quizá os sirvan para enfocar vuestra mirada y tener presentes vuestras bendiciones. A mí no. Estos medios no me inspiran ni dirigen mi mente hacia nada bello, privado, positivo. Será el formato, la instantaniedad y la urgencia con la que compartimos, o el que nos facilitan más que leer, cotillear en la vida de otros, que sólo se prestan a una comunicación superficial e incompleta. En ellos hablamos de nuestra vida privada, pero no son íntimos. Por mucho que pongamos nuestras fotografías y escribamos sobre nosotros, los perfiles me parecen clonados, parte del mismo continuo. Cuando leo un email, una carta o tarjeta, o un blog, ahí sí me parece ver a la persona y sus rasgos únicos.
Que tengáis una semana estupenda y fijáos en la belleza 
y contad las bendiciones que os rodean.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s