Lo hecho y por hacer, o traduciendo a Charlotte Mason en el pasado y futuro

La historia de la foto al final.
Como muchos sabréis, comencé a escribir en el blog llamado Charlotte Mason en español, con la intención de acercar al público de habla hispana a esta autora. Charlotte Mason escribió seis volúmenes de educación y numerosos artículos que publicó en una revista para padres y maestros de su escuela, llamada PNEU, que se encontraba en la localidad Británica de Ambleside.
Stephanie me contactó hace ya más de dos años, y traduje su curso al español, que lleva por título Charlotte Mason de manera fácil. Después se unió Maria al equipo, y revisó y editó mi traducción. Y con el tiempo, también Marina se animó a abrir su blog, destinado en exclusividad a traducir y acercar a Charlotte Mason en nuestra lengua.

 

De ahí, María y yo nos lanzamos a traducir Elementary Geography, y estimo que, para ser este un librito corto de geografía, destinado a un público no exclusivamente homeschooler, pero no demasiado amplio, ha tenido muy buena acogida. Varias amistades queridas que vemos por varios blogs de interés, lo han leído o lo están leyendo a sus peques con gusto.

 

 

Después vino A dos voces, una recopilación que tenemos a la venta en varios canales, y que recoge varios artículos de algo más de cuatro años escribiendo sobre educación y crianza.
Ya publicado ese recopilatorio, pensamos en traducir un librito muy simpático de gramática, llamado Grammar’s Land. Y lástima, porque teníamos todos los gráficos, un par de capítulos, la introducción. Pero la gramática y los golpes cómicos de este país gramatical, con el Sargento Análisis, etc., no se pueden replicar en español… una pena, me digo, porque creo que la portada que diseñé me había quedado linda. Como Maria y yo somos madrileñas, escogí una vista antigua de nuestra ciudad. Pero no se va a materializar la traducción. Quizá algún día os compartamos lo que llegamos a traducir.

 

 

Esto nos sitúa en el presente. ¿Qué estamos haciendo? Bueno, pues primero, estar en familia con nuestras dichas y quehaceres, que no es poco. Y lo que hemos estado comentando a tres bandas, Marina, Maria, y yo, ha sido volver a una idea que ya nos rondó la cabeza con anterioridad. Y es traducir pedazos de Charlotte Mason, esperando que no se conviertan en una carnicería. Los llamaremos Ideas de educación de Charlotte Mason. O algo parecido. Todavía Maria ni sabe que Marina y yo los hemos bautizado con este nombre, así que, ¿qué te parece el título, chica? Si alguien más lo ha oído, y quiere apropiarse del título, qué bueno sería que nos lo piratearan, tradujeran a Charlotte Mason, y vendieran muchísimos libritos de sus traducciones, (que yo sería la primera en comprar), y se hicieran ricos en el proceso, ja, ja, ja. A nuestras amistades y lectores fieles del blog, si véis el nombre por ahí, no dudéis en avisarnos pues.
Nos damos cuenta de que es difícil organizarse y dejarse guiar por la filosofía educativa de esta mujer, si muchos no pueden leerla directamente por la barrera del idioma. Y a pesar de que una traducción no es directa, sí es comunicación directa, pues hasta en inglés la leen y luego corren ríos de tinta en interpretaciones y opiniones varias. Así queremos publicar unos libritos sencillos (porque a traducir más cantidad no llegamos), en varios de sus temas más conocidos que, por lo mismo, son los más relevantes.
De cuándo estará algo de esto preparado no damos cuenta. Una servidora (oye, cada vez que escribo esto me suena totalmente a postguerra española, y a alguien que hubiera de llamarse Paquita)… la que escribe no tiene mucho afán de comenzar, porque la tarea es algo así como pretender que los críos lleven ropa y calcetines sin manchas, dijéramos pues escribiendo literariamente, que es un emprendimiento sisífico. Pero todo pasa y todo llega, así que cualquier día de estos os sorprendemos con la primera entrega.

Para ir sentando algo de cátedra, aunque humilde, os tenemos por el momento otro blog (madre mía, por un lado los contraigo, por otro los vuelvo a expandir), por aquello de darle su merecido lugar. Charlotte Mason ayer y hoy, lo llamamos. El título es porque ésta autora fue relevante ayer tanto como lo es hoy, y porque escribió en el pasado, y la traducimos de a poquito en el presente. En él intentaremos compartir algunas citas, y teneros actualizados sobre la marcha de estos cuadernillos.

 

Ya sabéis que Marina, aunque según va pudiendo, sigue publicando gratuitamente sus traducciones en Inactividad Magistral. De hecho, ya me ha pasado lo que ella tiene en relación a algunos temas, a la espera de mi inspiración por encontrar un hilo conductor y que revise e incorpore más traducciones según me parezca, y que ordene lo que hay si fue sacado del libro primero, segundo… así hasta el sexto.
Si no queréis esperar a los cuadernillos, (y además no serán tan completos como el curso, no es esa la intención), y queréis algo más extenso sobre la filosofía de Charlotte Mason aplicada en particular a vuestro día a día educando en casa, sabéis que siempre tendréis, ejem, el curso al alcance). Ah, y para seguir con publicidad a bocajarro, no os olvidéis de apuntaros a mi Books Complicity, otra tarea que tenía a medias, lo de lanzarme a vender libros y marcapáginas en Etsy, y a la que me he metido de lleno. El FB de Books Complicity va por 50 seguidores, el blog sólo tiene 2 o así, Etsy unos 22 admiradores de la tienda. El primer canal en llegar a 100, será el detonante para un sorteo de 3 regalos, no importa dónde os encontréis.

 

Como siempre, aunque sea mediante el FB dichoso, o haciendo clic arriba del blog, donde está el sobrecito, sólo necesitáis nombre o apodo, y vuestro email porque no puedo responder sin él, admitimos sugerencias, que dicen por ahí.
*La historia de la foto.
Mis suegros están de visita. Llevan un par de meses, y les queda poco de estancia. Yo, por mí, los podría tener toda la vida. Si así fuera, estaría genial que pudieran vivir en el vecindario, sí, pero lo cierto es que el tiempo se me ha ido volando. Entre miles de cosas que han hecho en casa y en el jardín, mi suegro, que nos renovó las vallas trasera y toda una lateral, que tiene tela el trabajo, nos ha construido un porche o tejado, y con los piquetes sobrantes, me ha hecho un cajón grande en el patio para el compost y esta otra cajita, (que ahora mismo tiene una tapita bella), para la encimera de la cocina. En ella puedo ir poniendo las cáscaras de frutas y verduras y llevarlas de ahí al cajón grande para hacer lo que llaman oro negro, o fertilizante.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s