Respuestas a una mami homeschooler

Cookie, nuestro pececito

Una de vosotras, lectoras, amigas en la distancia, y mamis homeschoolers, me hace unas preguntas que quisiera contestar aquí por si sirven a otras personas más de ayuda.

Primero quiero deciros a todas que mis motivos por los que escribo y blogueo van cambiando. Ahora mismo ya no tengo ni necesidad de reafirmarme o demostrar nada a nadie, ni tampoco tanta ansia de conectar con otras personas, recibir y aportar comentarios, ni de sentirme un poquito famosa y querida, aunque bien tengo que decir que así me siento por el cariño y calor que me dáis por email y a quienes os conozco un poco más por teléfono. Mi propósito de humildad, y sobre todo de anonimato, va bien, digo yo. Incluso siendo una persona algo pública (vamos, hasta mi blog lleva mi nombre), estoy feliz siendo anónima y sólo conocida para quien tiene ganas de conocerme y tiene aprecio a lo que comparto, que si queréis saber la verdad, a quien me ayuda más que a nadie, es a mí. Escribir sobre lo que me apetece, sin reservas ni limitaciones otras que el buen gusto y una conciencia sujeta al Señor, que es a lo que aspiro, es algo que me ayuda a aclararme, y a crecer, incluso si mañana se evaporaran o disiparan todas las palabras que llevo escritas.

A lo que vamos. Esta mami está siguiendo el curso de Stephanie y tiene una hija pequeña, de unos cinco añitos, y está preparándose, leyendo sobre homeschooling, y como toda madre con su primer hijo y además único de momento, sabemos las demás que pasamos por ahí, que siempre nos preocupamos por demás, y que queremos aprender, probar cosas con ellos, HACER. Es normal. Luego le unes a eso que el homeschooling, en EE.UU, en la comunidad hispanoparlante no es a veces tan común como en la cultura anglosajona, y que hay pueblos pequeñitos donde no hay un gran número de homeschoolers. Y seguimos sumando que en algunas iglesias que atendemos también esto es inusual, (en la mía somos sólo dos madres homeschoolers, otra amiga tiene una cuñada homeschooler pero en otra congregación, y hay dos mamis homeschoolers con hijos de cuatro y menos, que quizá sigan, quizá luego terminen progresando hacia una escuela, no sabemos aún).

Su primera pregunta es cómo hacer con el horario. Bueno, con una niña sólo y de edad pequeña, no es necesario tener un horario complejo. Un calendario normal en su habitación o en un lugar común, donde escribamos las actividades que tenemos planeadas (ir a la iglesia, al parque, cocinar con mamá, visitar la biblioteca, alguna excursión, a jugar con amigos, etc…), y los días que no hay nada ‘especial’, o más rutinarios, simplemente tener nuestros libros, materiales para dibujar, y ponernos con ratitos cortos en los que sugerirles algún juego, alguna lectura, dibujo juntas, y no mucho más.

Otra consulta es qué hacer sobre matemáticas. Esta vez no voy a sugerir ningún libro, no quiero que gastéis más sino que aprovechéis lo que ya tenéis en casa y en la biblioteca. Ya con seis o siete años, cuando lean ellos, (aunque los leáis vosotros), comenzaría con los de Life of Fred, si es que podéis leer inglés. Entre los cinco y los siete, con las matemáticas diarias los niños aprenden muy bien. Si ya tenéis algo, utilizad eso, no compréis nada caro, sacad libros que haya en la biblioteca para orientaros, y leed y buscad información en LIVING MATH. Lo que mejor podemos hacer, es leer artículos en esa página, para que nos quitemos el mito de que los niños necesitan libros de texto desde pequeñitos. Hay muchas matemáticas en muchos libros sin esperarlo, y hay libros que llaman libros vivos de mates, y muchos están en las bibliotecas. En esa página encontraréis información por personas conocedoras y apasionadas con las matemáticas.

Por último, ¿qué libritos de naturaleza o ciencias usar? Más que libros, aquí es salir a pasear una vez por semana mínimo, y observar con ellos la naturaleza. Dibujar cada uno en vuestro diario. Llevamos ya unas semanas encantadas con los libritos de Simple Charlotte Mason, pero la que más responde es mi hija de 8 años, más que la de 6, y eso que dicen en Simple Charlotte Mason, que el librito de Outdoor Secrets es para niños pequeños y hasta segundo o así. El libro de Outdoor Secrets es muy pequeñito, y la guía es todavía más finita, pero tiene otros libros sugeridos que estamos teniendo suerte de encontrar en la biblioteca, y sobre todo, dibujando y apreciando en vivo plantas, frutos, animales, etc.  Mi consejo, yo no lo compraría hasta los siete u ocho años. Y de nuevo, GRATIS están todos estos libros de ciencias para diferentes edades, si manejáis el inglés, y que están en pdf o para Kindles.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s