Comienzo de un nuevo año ‘escolar’

Curioso que en cada país y en cada familia, los ciclos que establecemos varían. Últimamente he visto a varias de mis amigas que se alejan del blog por vacaciones, otras que están ralentizando el ritmo, y otras que están en medio del año escolar porque viven en el hemisferio sur.

Aquí en Houston los niños terminaron las clases el 25 de mayo y comenzarán a finales de agosto. Pero nosotras terminamos nuestro ciclo el 11 de mayo, por lo que esta semana comenzaremos muy suave, para estar metidas más de lleno a mediados de julio, eso sí, aún con salidas con amigos y días de vacaciones intercalados, para estar vuelta a las rutinas más de lleno en agosto y poner en marcha el año que tenemos planteado lleno de paseos, música (escuchada y practicada), poesía, lecturas, y todo lo que nos apetezca y nos motive.

Ideas para este nuevo curso:

Una línea del tiempo. Mi tira o línea del tiempo no puede ser más simple. He colgado una tira larga de lana, he cortado papel de cartulina en distintos colores siguiendo a Lindafay (naranja Israel, verde Egipto, azul Grecia, rosa Roma, y blanco para el resto), y según leamos y aprendamos sobre algún personaje o periodo histórico, decoraremos una cartulina, la pondremos en orden en cuanto a los siglos, y listo. Ya os mostraré fotos según vaya quedando.


Introducir los libros despacio, incluso si nos retrasamos del supuesto ‘horario semanal’. Leer previamente un poco más para estar un poco enterada de lo que estaremos disfrutando. Para el libro de Pilgrims Progress, por ejemplo, estoy imprimiendo unas páginas estupendas para que las coloreen, y haré lo propio con otras lecturas.

No olvidarme de escuchar música (clásica, himnos y folclore), y de apreciar arte. Ser más realista y humilde. Tres compositores y tres pintores es más que suficiente para llenarnos de ellos y familiarizarnos de lleno. Lo que surja por sí solo es bienvenido. De hecho últimamente estoy obsesionada con los conciertos de Brandenburgo de Bach, en especial el número 3 y el número 4, y no los escucho porque sea el ‘compositor que estamos estudiando, bla, bla, bla…’ Es por simple admiración y gozo. En otro ratito os compartiré cómo despertar amor y aprender sobre música clásica (en uno mismo). En los niños basta con exponerlos a ella, los niños captan lo bello sin dificultad.

Y curioso, (o no), cuando escucho por deseo propio las niñas terminan tatareando melodías y son más receptivas a disfrutar de la música ellas mismas, creo que es simplemente porque no estoy detrás de ellas insistiendo en que escuchen aún si no quieren. ¿Quién sabe? El hecho es que parece gustarles estos conciertos de Bach tanto como Scarborough Fair, o Moonlight Shadow y To France.

Dibujar más yo misma. En todo hacer más y pedir menos.

Dejar libros para más tarde si es necesario. Ser más realista, más humilde en las expectativas, pero más constante.

No dejar de leer los volúmenes originales de Charlotte Mason de a poquito. Ahora estoy con el volumen sexto, y aprovecho que Cindy está también leyéndolo y escribiendo sobre cada capítulo. Tomar y retomar los cursos de Stephanie según me entran momentos débiles o de dudas. Sus lecciones sencillas y prácticas me sacan siempre de mis baches.

Disfrutar de las niñas, de aprender de ellas y junto a ellas. Alabar y servir al Señor con mi vida y mi aliento.

1 Samuel, 12:24 Solamente temed á Jehová, y servidle de verdad con todo vuestro corazón, porque considerad cuán grandes cosas ha hecho con vosotros. Reina Valera.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s