Five in a Row (Cinco en Línea)

image2

En inglés hay un programa que se llama Five in a Row. Es un programa que tiene ya sus años, pero aún es muy popular. Sobre todo entre homeschoolers y maestros de jardín de infancia. De hecho, cuando dí clases de párvulos, las maestras en mi equipo me introdujeron a él sin yo saber que era este el programa. Lo que me compartían y yo hacía en mi clase era lo siguiente. Un libro, que normalmente para la clase de 20 alumnos era un libro grande en un caballete, lo leíamos cinco días, una vez cada día, y en cada una de las lecturas nos enfocábamos en aspectos diferentes. Algo de números o matemáticas a colación de la historia, algo de ciencias naturales o sociales, lenguaje, arte…


¿Quién me iba a decir que terminaría educando a las niñas en casa y utilizando por un tiempo este programa?

Antes de Five in a Row hay otro libro, Before Five in a Row, que en lo personal, yo no me gastaría el dinero en él, pero que tuve la fortuna de tener hasta que lo pasé a otra persona como me fue pasado a mí con esa condición. Pero digo lo mismo, los títulos son excelentes. Lo que propone el libro son cancioncitas, juegos, y cositas a colación de un libro, algo que muchas mamis hacemos espontáneamente, pero que si una persona se siente muy perdida o no ha tenido casi nada de contacto con el mundo infantil y cuentitos, rimas, etc, le puede ayudar. Pero lo dicho, es el fomento de las canciones, rimas, cuentos y juegos que podemos hacer con los niños desde bebés.

Luego está Five in a Row con cuatro volúmenes. Cada volumen contiene múltiples libros, y por cada uno,  cinco lecciones, una para cada día de la semana, en

Entrando en los enlaces veréis unos ejemplos de lecciones. Por ejemplo, en el libro de Madeleine, para matemáticas aplicadas, habla de las doce niñas y diferentes modos de agruparlas. En arte te explica la técnica del ilustrador y cómo trabajó en los dibujos. Por ejemplo, McCloskey tuvo patos en su apartamento y hacía borradores incansablemente hasta captarlos para su libro Abran paso a los patitos. En la lección de este libro, en sociales te introduce a los mapas de las calles y lugares que se ven en el mismo libro y que aún existen. Pero la forma de presentarlo al niño no es forzada, sino a través de observar las ilustraciones, y mediante preguntas casuales que puedes hacer una vez que has leido las sugerencias. A los niños menores de 6 o 7, e incluso a los más grandes, les gusta leer el mismo libro varias veces, y es cierto que incluso ellos mismos sugieren preguntas.

Luego existe BEYOND FIVE IN A ROW, e incluso ABOVE AND BEYOND FIVE IN A ROW. La idea en todos los volúmenes es un poco “unit study” o estudio de unidades. Y es por eso que abandoné el programa y vendí el volumen 2 que tenía sin haberlo completado y por el mismo precio que lo compré, es lo bueno de comprar y vender de segunda mano. A propósito, otros títulos buenísimos que sí los hay en español son Un Grillo En Time Square y Sarah, sencilla y alta. Antiguamente era común usar uno o dos libros todo el año y aprender las asignaturas mediante los mismos, como Robinson Crusoe, y Charlotte Mason critica esta técnica porque en el estudio de unidades el maestro es quien hace las preguntas, prepara de antemano el material, y lo presenta oralmente a los alumnos que son recipientes pasivos de la charla, muchos detestan el libro, otros pacientemente rumian como vacas lo que se les presenta y lo vomitan en el exámen, y una cosa me he propuesto, mis hijas no harán RESÚMENES DE LIBROS, nooooooo, ellas los leerán y los disfrutarán, como ya hacen a través de mi lectura en voz alta. Entre los libros vivos y ellas no habrá fichas ni “worksheets” por muchos años. Y ah, qué gozada esta mañana leyendo Alejandro y Bucéfalo, y Diógenes, el hombre sabio del libro Fifty Famous Stories Retold. ¿Qué niños de 6 y 4 años son expuestos a estas historias tan ricas que yo ni supe o escuché en la universidad?

El programa es muy atractivo para los padres de niños en prescolar, el inconveniente, incluso en inglés, es que no siempre encuentras todos los títulos de cada volumen, y a veces en la biblioteca están muy solicitados. En español es difícil encontrar todos los títulos, y encima habría que traducirlo.

Pero… siempre hay un pero, ¿verdad? No sufriría porque no haya estos materiales en español. Como siempre, más fácil es hablar habiéndolo visto y tenido, pero mi crítica es la siguiente. Claro que cada uno aprende diferente, y no digo que los estudios por unidades temáticas sean malos, pero a mí no me convencen. Cuando leemos un libro como La telaraña de Carlota, o La casa de la pradera, me gusta leerlo por puro placer, y no exprimirlo y hacer una lección de matemáticas, ciencias, etc, que me parece forzada (a no ser que el niño genuinamente haga preguntas y quiera investigar, en cuyo genial), y una forma segura de arruinar un libro.

Siguiendo el paradigma de Charlotte Mason, nuestras lecturas de historia, geografía, y algunas de literatura, no excesivas, que hacemos semanalmente, y que constituyen nuestros LIBROS DE ESTUDIO, lo ÚNICO que requiero son narraciones. ¿Por qué? Porque lo que el niño no escarba por sí sólo, no lo aprende. Porque meterse datos en la cabeza no es saber. Porque lo que no aprendemos proveniente de nuestros intereses, se nos escurre grácilmente de nuestras memorias tras el exámen o la exposición del tema, mientras que lo que narramos con nuestras palabras no se nos olvida. Y cuando uno comienza a narrar libros que se van leyendo lentamente, comienzan a hacer un poso en nuestro ser. Las preguntas, conversación y conexiones, comienzan a brotar desde nuestras entrañas, en lugar de ser un barniz que se descascarilla con los años.

Entonces, ¿es FIAR un mal programa? No, en absoluto. De hecho animo a los que educan en casa a que número uno busquen todos los títulos posibles y los disfruten, y a que ellos mismos hagan un poquito de investigación de algunos libros antes de leerlos, para de forma NATURAL despertar el gusanito de la curiosidad en los hijos al leerlos. O al revés, si hay un interés en el niño o niña por algún tema, buscar si algunos de estos u otros títulos de calidad entran en el ámbito de interés, y añadirlos a las lecturas. Y no sufráis, que os conozco, 🙂

Por ejemplo, lo que Sylvia nos contó de hacer un pasaporte de lecturas, y ver los países que uno visita mediante los cuentos y libros. O hacer unas marionetitas de papel de Madeleine y trabajar con números después de leerlo, localizar países, fijarnos en el arte especial de algunos libros que están dibujados a carboncillo, con lápiz, como algúnos títulos de FIAR, o crear vuestro propio Harold y el lápiz color morado. Una vez Pilar nos mostró unos dibujos marinos muy similares a la técnica usada en Swimmy, o Nadarin (Spanish Edition) por decir algo. También podéis de forma espontánea tras la lectura de un libro de gatos o dragones que os gustara, buscar más sobre esto y sacarlos de la biblioteca y ponerlos al pie de la cama de los niños, o tenerlos por la casa y sugerirlos y leedlos vosotros mismos que pronto se os pegarán.

Advertisements

4 comments on “Five in a Row (Cinco en Línea)

  1. Gracias por el resumen del programa amiga!!

    Me parece una manera muy interesante de trabajar ya sea con o sin un it studies que aquí hemos hecho algunas y la verdad que les ha gusatdo bastante.

    Me parece que seguiremos como hasta ahora, leyendo buenos libros y aprender de lo que vaya surgiendo en cada uno.

    Besos!

    Like

  2. Gracias Azu. Me hace mucha ilusión que te tomes un momento para comentar y encima para felicitarme.
    A veces imagino que puede frustrarnos el no tener CURRICULUM disponible en castellano, pero os digo que en verdad no es tanto lo que uno se pierde, porque las mamis homeschoolers terminamos haciendo nuestra propia combinación de cosas simepre con buenos libros a la base.

    Y Sylvia. No digo que las unit studies sean malas, es que en los coles públicos a veces se abusa de esto, o se obliga a los niños a diseccionar libros antes de incluso tener amor por las lecturas, no saben lo que es DISFRUTAR de un libro, o leer por el placer de aprender, sino que leen por una nota, calificación, para un resúmen, para estudiar para un exámen… Y lo que quería decirte básicamente es que no merece la pena comprar FIAR o Beyond FIAR por la indisponibilidad de todos los títulos, y encima por tener que traducir el libro cuando tú puedes hacer la unidad de estudio que sepas que está dentro de los intereses de tus hijos por lo que ellos como es normal, se involucrarán y por lo tanto APRENDERÁN con ello.
    Pero el CONCEPTO de FIAR es genial, todo es cómo se presente y se maneje. En una palabra, si el niño hace las conexiones con nuestra sugerencia, genial, si el maestro presenta ya todo masticado, horror.

    Like

  3. Hola!!

    Ya te había entendido, aquí también hay algunas escuelas que hacen “proyectos” pero realmente ni lo elige el niño y todo el material es pre-pensado y pre-fabricado para tener que dibujar la respuesta correcta…no se´si me explico…

    Nosotros con el camino del alfabeto por ejemplo les presenté muchos imprimibles que imprimí yo pero que luego dieron pie a conversaciones y otras actividadse que enrriquecieron más la unidad de estudio.

    La verdad que siempre me ha llamado el concepto FIAR y en algunos casos hemos trabajado de forma parecida y siempre se nos ha hecho muy ameno. De hecho me parece una forma bastante natural de aprender pues con la lectura ya van surgiendo otros temas laterales como ciencia, mates etc

    Un beso guapa!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s