Cómo prepararse para el año que viene

Si aún es pronto, guarda esta entrada para más tarde, pero puedes comenzar a prepararte mentalmente al menos para el año que entra. Aquí van algunos consejos que me funcionan para preparar un nuevo “curso”.

Hace tres años solía decir que educábamos todo el año completo, para compensar unos días por otros. Pero ahora que la mayor tiene ya seis años y medio, siento que necesitamos todos un descanso en el verano para prepararnos y comenzar en Agosto descansando Junio y Julio.

Lo que sí hago contínuamente y no será excepción este año es lo siguiente:

1. Escribe o mentalmente repasa lo que te ha funcionado y lo que no este año pasado. Piensa en lo que ha sido de mayor provecho, y lo que ha supuesto un mayor obstáculo. Renueva tus metas generales, y dedica un tiempo a quizá organizar los papeles, cuadernos, fotos, memorias, proyectos, recuerdos del año anterior.También añado que no tiene que ser esto algo muy cansado, sino una ocasión de celebrar y de mirar atrás con los niños, recordar y guardar lo hecho. O ver lo de años anteriores también.

2. Ordena tus materiales. Aquello que en un año o más no hayas utilizado, considera venderlo, cambiarlo, o regalarlo. Si algo ves que quieres utilizar, sensatamente ponlo a la vista y si no se utiliza el año siguiente, haz lo dicho, deshazte de ello.

3. Trabaja con un presupuesto
que te puedas costear, no tiene por qué ser demasiado, y comienza a poner en el carrito de compra o en una lista lo que pienses que vayas a necesitar. Si son libros, mira si los tienen en la biblioteca o pregunta a amistades, incluso si luego lo compras es bueno echarles un vistazo antes. En el verano puedes intentar hacer algunos de estos materiales por mucho menos dinero. No pienses que necesitas tanto, el aprendizaje más efectivo sólo requiere de libros (estos sí, lo mejor de lo mejor), papel, lápiz, y un maestro con mucha pasión por aprender él mismo. Y añado también cosas que uno encuentra por la casa así como materiales que están al alcance de la mayoría (buenas ceras, rotuladores-marcadores, como los llaméis, unas acuarelas y pinturas, cajas de cereal, muchas cosas que uno encuentra por casa o compra por poco).

De momento en mi carrito tengo tres cosas. Un libro que no hay en la biblioteca y que es sobre los Proverbios para los niños, otro librito y su respectivo CD de latín, porque mi amiga Brandy asegura que es muy ameno para los niños, y del que no estoy segura, porque en realidad lo que busco es algo no muy caro ni complicado en Italiano para las peques, y un libro de matemáticas al que le tengo echado el ojo desde hace más de un año y que tengo la intuición de que será muy usado. Ya os hablaré de esto más adelante. También tengo pendiente hacer algunas de las cositas Montessori que nos mostraron Pilar y Sandra para las operaciones y para formar números.

4. Revisa o trabaja en vuestro horario semanal de trabajo y actividades hasta que lo ajustes a tu familia.

5. No olvides leer, leer sobre educación, sobre lo que te guste, algo que te recomienden, y si puedes, participa en un club de lectura donde conversar sobre lo que lees… También sigue tus hobbies o piensa en alguno que siempre hayas querido comenzar. El verano es un buen momento para seguir el hilo de alguna teoría educativa que os llame la atención en particular, para asistir a conferencias si las tenéis, encuentros, para visitar tiendas de homeschooling o material educativo si las hay, o librerías, para consultar a otras familias que educan en casa, etc.

6. Sobre todo no quieras abarcarlo todo en un mes o en un año. Unos cuantos libros, una rutina diaria pero flexible, y dar tiempo a madurar las ideas y el aprendizaje es mejor que querer cada día que lees un blog nuevo o ves una actividad, libro, o proyecto, hacerlo a toda prisa. Despacio y seguros.

7. Piensa en qué actividades quieres que participen tus hijos el año que viene. Repasa lo que les gustó y si fue demasiado. Desde luego nosotras de momento no hemos hecho NADA EN ABSOLUTO formal a lo que las haya apuntado. Y disfrutamos MUUUUUUCHO de no tener obligaciones, pero ir al parque, de excursión cuando ofrecen en el grupo de homeschooling, que la verdad, tiene actividades para dar y tomar. Nos encantan nuestros días de ir al gimnasio, de nuestros días en casa sin nada que hacer, limpiando, jugando, cosiendo, leyendo, invitando a amigos o yendo a sus casas. De todos los oficios que la maternidad y educación en casa me ha deparado, el de taxista no lo acepto. Sigo manteniendo que hasta los ocho o nueve años no creo que mis hijas tomen clases formales de música o deportes. (Aclaro, respeto mucho a quienes los apuntan antes, es una decisión por supuesto personal).

8. Pero lo más importante. No hay que agobiarse. Educar en casa hay que disfrutarlo, vaya, la vida en general, sea lo que sea que hagas y cómo eduques. No merece la pena vivir comparándonos, agobiándonos de que los hijos van retrasados, o de que no alcanzamos a ofrecerles lo que quieren porque su ritmo es rápido… si van por donde vayan, pues de ahí comienza a avanzar poco a poco, si van muy rápido, bueno, pues quizá tengan que tirar un poco solos hasta que nos pongamos al día. No vivimos para educarlos, los educamos para la vida y como parte de la vida misma. No hay por qué desatender el presente o verlo siempre a la luz del futuro.

 

 

Advertisements

10 thoughts on “Cómo prepararse para el año que viene

  1. ♥ meninheira ♥ says:

    Qué buenas entradas nos regalas Silvia! Y fíjate que de todo lo que has dicho me quedo con el “no vivimos para educarlos”, a veces se me olvida, ains.

    Me voy a meter la entrada en favoritos y espero acordarme para más adelante, nosotros siempre empezamos curso en septiembre-octubre, aunque en realidad ya sabes que esto es un no-parar, este ha sido nuestro primer año formal con el comienzo de primaria y bueno, todavía estamos empezando.

    (qué intriga el comentario de marvan, seguro que lo ha hecho a propósito para hacerse la interesante hahahaha).

    Un besiño a las dos muy grande.

    Like

  2. Silvia says:

    Gracias, Meni y Gemma.

    La verdad que escribí con Marvan y con vosotras en mente… quiero que nos cuente lo de los materiales, porque yo sé que ella tiene cosas que quizá no haya usado en un año, no sé, quiero saber qué piensa. Claro que hay estilos, y sus hijos son muy dados a los proyectos y muy “hands on” o de manualidades y colecciones… mientras que yo hablo desde la experiencia de niñas que no son muy dadas a los proyectos sino a la decoración de su habitación o de otras zonas de la casa con lo que ven por ahí, y que están todo el tiempo libre dibujando, recortando, etc, aunque confieso que tenemos cosas que no hemos usado en casi un año, ja ja ja.

    Y la otra cosa que pensé, lo de que no vivimos para educarlos, en realidad SÍ, y NO. Es decir, que muchas de nosotras somos muy intensas y nos desbordamos un poco en todo esto, y sólo quise poner que es bueno que nos demos un espacio para respirar, y que no por ello van a estar desatendidos, porque a veces las mías igual me meten unas velocidades que ni te cuento… en el sentido de que quieren salir, salir solas con las bicis, invitar a los amigos, organizar un picnic… HOY….AHORA… si me ven con una aguja quieren coser todo un ajuar, si me ven con la máquina que me han prestado ayer para ponerle espiral a unos papeles y hacer un librito, ya quieren hacerlo hoy a la hora de comer… vaya, que son un pequeño ciclón, y a veces es cierto que debo estar más presente, pero otras es bueno que aprendan a aburrirse y espaciar un poco las actividades.

    En fin, que esperamos el comentario de Marvan, y que os agradezco mucho que me hayáis dejado el vuestro, porque a veces quisiera decir ¿me se escuchaaa? ja ja ja, incluso aunque sea para criticar.

    Like

  3. Marvan says:

    jajajaja, cómo os he tenido hé con mi comentario LOL. Pero me dió una rabia tremenda y me tenía que ir….
    Meni, yo es que no me hago la interesante, simplemente SOY interesante jajajajaja.

    Bueno, lo que decía, que me encantaba el post porque yo también voy pensando en el curso que viene y voy apuntando cositas que me gustaría probar el curso que viene o lecturas que quiero hacer este verano para prepararme para el curso que viene.

    Respecto al hacer “escuela o educación” todo el año. Nosotros es casi imposible ya hacerlo. Los chicos saben que cuando el papá está en casa los “otros no hacen cole”, así que qualquiera pone uno de 11 o 12 años a hacer algún problema de mates en domingo o en julio.

    Pero sin embargo creo que todos los que educamos en casa hacemos “educación” todo el año aunque no queremos. Al menos yo estoy muy pendiente de lo que hacen en vacaciones y me doy cuenta de que siguen aprendiendo un montón: campamentos en la naturaleza, campamentos de deportes, idiomas extranjeras, cultura general en varias visitas, lecturas varias que siguen siempre, revistas educativas y comics que son lecturas que también siempre siguen, etc… etc….
    Hay tantas cosas para seguir aprendiendo en vacaciones.

    Pero sin embargo es diferente que “el curso “escolar””. Yo lo veo un poco como globalización de CM a nivel anual. Durante todo el curso vas haciendo cosas, algunos ya más escolares (os recuerdo que mis chicos tienen 12 y 10 años, ya no es como 6 y 4….) son las lecciones cortas y las vacaciones son el tiempo libre para profundizar en todo esto si se quiere, ampliar y aplicar ya nuevos conocimientos adquiridos durante el curso. Y también descubrir nuevas cosas e intereses que se quieren profundizar durante el nuevo curso.
    Yo veo las vacaciones así.

    Respecto a los materiales jajajaja, vaya, qué os voy a decir. Cada vez más me confirmo que soy adicta a los materiales educativos. No lo puedo evitar. Yo tengo materiales que quizás en años ya no utilizaremos, pero no me puedo deshacer de ellos. Nunca se sabe, además a veces se descubren nuevos usos de materiales para niños pequeños. Además quién sabe si después de mis chicos educo a mis nietos jajajaja.
    Con los materiales tengo yo un problema, pero bueno, tengo asumido que nadie es perfecto LOL!!!

    Y vivir para educar, yo creo que en parte es inevitable. Por esto hemos elegido educar en casa. Creo que cuando eliges por este camino, es inevitable al menos el 90% del tiempo vivir para educar, al menos yo lo veo como mi obligación, yo lo veo mi responsabilidad, tengo que estar pendiente de ellos, de lo que hacen, de lo que dejan de hacer, igual que lo pediría al sistema escolar si fueran a la escuela y como este sistema pues parece que no puede estar al 100% por ellos, pues he decidido hacerlo yo. Así que yo sí que vivo para educar, pero no lo veo como una carga, al contrario, me encanta, me agobio, claro que sí, pero es un agobio que para mi vale la pena, es un agobio importante, es un agobio para el futuro. Prefiero agobiarme ahora que no arrepentirme después. El tiempo no se puede ir nunca atrás, ya me gustaría a mi, varias cosas cambiaría, pero no puedo y por esto ahora me toca dar todo lo que puedo. No lo haré bien, esto también lo tengo asumido, aquello de que nadie es perfecto. Meto la pata hasta el fondo en varias ocasiones, pero no pretendo tampoco ser perfecto, ni quiero que mis hijos crean que hay que serlo. Todo el mundo tiene derecho a equivocarse cuando lo hizo sin mala intención y cuando está dispuesto a pedir perdón, rectificar y seguir para delante.

    vaya rollo que he soltado, lo dejo o escribo un libro y si se me borra salgo en las noticias!!!!!!!

    Like

  4. Silvia says:

    Gracias Marvan por compartirnos. Tu experiencia y tus palabras siempre son muy agradecidas.
    Y sabía que algo nos ibas a decir en lo de vivir para educar… ja ja ja… tú no tienes que justificar tu dedicación y tu enorme amor y entrega a la educación de tus hijos.
    Simplemente quise decir que hay que disfrutarlo, y que ese agobio no sea muy estresante, ja ja ja. Vaya, que lo disfrutes, y sé que lo haces.
    Y me gustó esa matización de que siempre educamos, y estoy de acuerdo ahora que van creciendo las niñas con lo que hacéis en tu casa de días de “escuela”, y los de descanso. Pienso que en los de descanso se aprende hasta más, pero los de escuela nos enseñan una rutina con lecciones cortas de la que estamos muy agradecidas en casa, porque es a menudo el trampolín hacia intereses, o actividades que surgen de los propios niños.

    Gracias, mujer INTERESANTE, ja ja , que de verdad lo eres.

    Ah, y tú tienes eso con los materiales, mi adicción es con los libros, ja ja ja.

    Like

  5. Àfrica says:

    Muchas gracias, Silvia, por esta entrada! Yo también voy pensando en el próximo curso, tengo que mejorar muchas cosas, sobretodo lo que se refiere a organización… pero bueno, ya aprenderemos!! Y, aquí, otra adicta a materiales varios y libros!
    Hasta pronto!

    Like

  6. Silvia says:

    Qué alegría oir de tí, África. Siempre hay que mejorar, sólo recuerda disfrutar en el camino y que la organización sea tu esclava, no tú la esclava de la organización. Y creo que es deformación de oficio de las homeschoolers lo de los materiales y/o libros, ja ja ja. Pero eso es a su vez lo divertido.

    Like

  7. Àfrica. says:

    Te leo mucho, Silvia, pero voy siempre con prisas y casi no dejo comentarios (con lo que me gusta leer vuestras aportaciones, lo siento!!). Lo de la organización, tienes razón, he de encontrar un punto medio (todo llega!). Besos!!

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s