Menos es más, (II entrega)

La mesa del comedor

Carolina y las demás que comentásteis me disteis la idea de hacer una segunda parte sobre el MENOS ES MÁS. Lo cierto es que es un principio bastante jugoso sobre el que meditar.

Primero un pequeño paréntesis. Este año estoy sintiéndome muy agusto con nuestros días de vida y aprendizaje en familia. Claro que siempre habrá altibajos y momentos, y si se combina con una situación difícil en casa, con cambios, con las presiones que muchas familias viven más inminentes nos lo pone más difícil para encontrar ese equilibrio donde vivir de forma armoniosa la decisión de educar en el hogar. Pero aún con todo lo que nos acecha y preocupa, debería ser posible disfrutar de nuestra opción al máximo. Los años pasan rápido, los hijos crecen, y nuestra actitud frente a la vida es lo que más impresión dejará en ellos.
Y creo que este sentimiento de tranquilidad en parte se debe a que me estoy dando cuenta de que menos es más, y el saber que ese MENOS está presente en nuestro hogar me dá la certeza de que iremos llegando a ese MÁS con el tiempo. Nuestros horarios no necesitan ser rígidos para ser productivos, cuando nos ponemos metas semanales y pequeñas, terminamos sobrepasando lo planeado o al menos cumpliendo todo, o si no, definitivamente lo importante. Y ese MENOS es muy rico en matices, muy generoso. Menos no quiere decir mediocre, menos no equivale a poco, a no ambicioso (en el sentido positivo de reto con uno mismo). Menos no quiere decir retrasados de los demás (porque este menos no se compara), no es en absoluto mal hecho, insuficiente. MENOS es un comprimido de lo importante, como una semilla de mostaza. Es el todo en potencia, como diría Aristóteles, es la pequeña pieza sin la que el engranaje no funciona. Como el aceite, una gotita basta para perfumarnos enteros. Como el bichito que se encontró Pilar el otro día, podemos apreciar la grandeza de la Creación que nos muestra desde ese tamaño minúsculo.

Este menos tiene muchos parientes cercanos que no son iguales. Por ejemplo, el MENOS del egoísmo, del tiempo que otros merecen y que les robamos porque queremos apropiarnos de MÁS para nosotros. No es el menos que usamos para comparar a los que pensamos están por debajo intelectual o materialmente hablando. No es ese menos mísero que ponemos como etiqueta de inferior. Este menos es la cara del MÁS cuando aún no se ha desvelado por completo. El menos de los pequeños ratitos que le robamos a los quehaceres diarios para escuchar eso tan importante que te tienen que decir tus niños. El menos de apreciar pequeñeces que no parecen importantes al mundo pero que nos deleitan y le dan la sal a nuestros momentos más insípidos.

Como decía Carolina que su pastor les comentó, los juguetes con menos (botones, luces, manivelas) dan más juego al niño, porque estimulan la imaginación y con ellos pasa más tiempo. De los más sofisticados se aburren enseguida.

En nutrición también pudiera decirse que menos cantidad es más, porque nos sobrepasamos en las calorías y no las quemamos por lo que se nos acumulan y nos perjudican la salud.

Cómo no, el principio de lecciones cortas de Charlotte Mason cae bajo este principio. Si el niño nos dá su atención por 15 minutos, ese menos es mucho más que tenerlos dos horas y estar repitiendo, no presentarles nada con lo que conectar, que nuestro rollo les quede muy corto, muy grande, que les entre y salga por las orejas sin estacionarse en sus mentes por más de unos segundos.

En cuanto al consumo, para mí menos es más. Menos gasto más ahorro, menos consumismo más paz interior, menos salidas a comprar, más tiempo y dinero que te queda. Cuanto más pequeñas nuestras celebraciones, más íntimas. Y no es que no tengamos de vez en cuando un encuentro con un grupo más numeroso, o que no hagamos de vez en cuando una cena o comida más a gran escala, pero no es lo común. Lo normal es que tengamos esa intimidad con algunos amigos.

En cuanto al entretenimiento y “mass media”, menos es MUUUUCHO pero MUUUUCHO más. Cuánto menos televisión más imaginación veo en mis hijas. Cuanto menos ordenador, más tiempo con mi familia. Ni decir del teléfono. Como Ipe, soy una de las pocas picapiedreras que no tiene teléfono móvil o celular. Y cuanto menos hablo por el otro más atención y concentración en lo que tengo que hacer. Las noticias son para mí un ejemplo clave de que menos es más. Cuanto menos veo los noticieros, más paz y sobre todo más información. Datos y propaganda no equivalen a saber qué ocurre en el mundo. Muchos se limitan a repetir como loritos lo que oyen en los noticieros, pero eso lo puede hacer la tele mucho mejor. Se puede vivir sin noticias y estar al tanto. A mí lo importante me lo comentan mi marido, amigos, o te enteras porque está en el aire. Pero me evito el mal trago de ver imágenes y escuchar todo lo negativo que es cotilleo y amarillismo. Por ejemplo, no me he perdido ningún reportaje de los que educan en casa, y mediante revistas y artículos estoy un poco enterada de lo que ocurre en mi país.

En cuanto a los grupos y foros, menos es más. Ya no paso diario por ellos porque me consumían demasiado tiempo. En cuanto a amigos, no es que menos sea más, pero por definición, amigos íntimos de los de uña y carne no se cuentan a millares, ni a decenas, sino con los dedos de una mano, ¿o no?

Pensando en cómo se aplica esto a la lectura y a los libros no estaba segura de que aplicase el principio. A mí me parece que cuantos MAS libros mejor. Pero si nos enfocamos en la lectura, menos sí puede ser más porque no hace falta leer libros en cadena, se puede degustar la lectura de poco a poco.

Y los blogs…aquí no sé qué deciros, je je je. Me propongo que mis entradas sean sucintas pero terminan siendo capítulos. Lo bueno es que para mi meta de un libro que tengo en pañales material e ideas no me faltan. Volviendo al menos es más, me he propuesto que si me lleva dos o tres años pues mejor. No todo ha de ser inmediato

¿Se os ocurren otras aplicaciones o ejemplos? Y si tenéis un rato, porque lo mismo pasa con los comentarios, no hace falta que dejéis uno por cada entrada, o en cada blog. Sabemos que estamos por aquí, y con de vez en cuando saludar al menos para mí es suficiente, menos es más.

Advertisements

5 comments on “Menos es más, (II entrega)

  1. Pues como sumercé escribe capítulos, jejeje, hasta hoy pude sacar tiempito para leerte. Me gusta esa política del ir despacio (como dice hoy Greisi) y de que hacer poco pero bien hecho es mejor que mucho pero a medias. Es lo que le pasa a las compañeritas de Iryna, tienen tanta tarea que nada hacen bien, lo que les importa es entregar para que les pongan una nota sin importar qué aprendieron o si les gustó.

    Pues si que esta corriente está mojándome los pies. Ya os contaré en una próxima entrada.

    Un abrazo Silvia

    PD. No se si me pueda conectar mañana. Si sí, me conecto tardecillo.

    Like

  2. Yo tb creo que hay que simplificar muchas cosas en la vida, desde lo académico hasta cuántos versículos bíblicos leemos, pasando por cuántos blogs visitamos… Es mejor hacer menos cosas pero prestándoles más atención.
    Mis hijos siempre van a clase de natacion en invierno, una vez por semana. Pero ahora no lo estamos haciendo pq Jaime y yo nos hemos apuntado a clase de patinaje sobre hielo -yo soy la única persona adulta; el resto son niños de 4 en adelante…-. Como Jaime ya tiene otra tarde ocupada con Kid´s club, he decidido “pasar” de la natación hasta la primavera, pues serían 3 noches saliendo de casa y simplemente, no me parece adecuado.
    En cuanto a lo académico, lo importante no es la CANTIDAD sino la REGULARIDAD.

    Je, je, tu blog es uno de los pocos que he decidio visitar como fijo…

    Like

  3. Gracias Esther.
    Zinnia, ja ja ja, ya he visto tu nueva entrada. En un ratito te comento. Yo tampoco me conecté ya hoy. Llevaba cuatro días sin el ordenador, las entradas son programadas. Por lo mismo. Y sí, qué cierto que menos es más.

    Y Carolina Anónima, je je je…creo que muy sabiamente has optado por un par de actividades, ya habrá tiempo para la natación en primavera como dices, o cuando se dé. Y muy cierto lo de los blogs. Yo visito varios, pero no comento siempre en todos, me pongo unos límites.
    Y coincido PLENAMENTE en lo que dices de la regularidad y constancia son más importantes. Mejor todos los días un poquito, eso adelanta mucho que darnos atracadas de cualquier tipo que no son buenas.
    Besitos a todas.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s