Carnaval XXI ~ El papel del padre

En mi blog en inglés titulé uno de los últimos posts Figs and Finances, y hablé de mi marido y lo maravilloso que ha sido como cabeza de familia, esposo y padre por los casi diez años que llevamos juntos. Pero este es el post del carnaval que propuso Andrea, y voy a responder su cuestionario lo mejor que pueda.

  1. Toma de decisiones: las decisiones en mi casa las tomamos y discutimos los dos. En cuanto a lo que hacemos en el día a día, yo tengo libertad de escoger, pero Steve (mi marido) sabe cuáles son mis principios, lo que hago con las niñas durante la semana, y a pesar de no emocionarle como a mí la pedagogía, de tanto oirme sabe quién es Charlotte Mason, y si necesito salir de una duda en cuanto a por dónde seguir, le digo y nos sentamos con calma, expongo mis cuestiones y me da su opinión, su guía, o su apoyo.
  2. Responsabilidades: las responsabilidades también las tenemos divididas muy ecuánimemente. Bueno, diría que Steve incluso se carga con más que yo. Claro, como yo soy quien está en casa con ellas cuando él trabaja fuera de casa pareciera que yo llevo las responsabilidades de la educación. Pero si consideramos que para mí la educación no es sólo cuando te sientas en la mesa con una plana de escritura, Steve tiene muchas responsabilidades. El lee la Biblia a las niñas, otros libros, las lleva a sitios por su cuenta, las enseña en el jardín, las corrige y si hace falta (que hace falta a menudo, ja ja ja) las pone sus consecuencias o castigos, y desde que nacieron se ha encargado de igual cambiar un pañal como de bañarlas, cantarlas…y me asegura que me calme porque si llegado el caso requieren aprender cálculo, él se encarga, ufff, menudo peso porque a pesar de todo el bombo que he hecho con las mates hasta ahí no creo que llegue. Pero seguro que al final ni lo vean.
  3. Enseñanza: Participación ¿Qué, cómo, cuándo y cuánto? Y dónde, digo yo…En serio, Steve participa en los fines de semana y durante la semana cuando regresa. Claro, volvemos a lo de antes, si yo estoy en casa con ellas pues normalmente me gano el premio a las horas cumplidas. Pero en un futuro imagino a las monas preguntándole al padre algo por videoconferencia. Por lo demás, él sigue participando en especial en su tiempo con ellas y en vacaciones, etc. que aunque no es participación formal es un aprendizaje incalculable el que sin querer los niños alcanzan.

  4. Miradas del proceso formativo: Semejanzas, tensiones y contradicciones en las mirada educativa de los adultos involucrados. Aquí no hay problema, se hace lo que YO digo y ya está…je je je. Tenemos nuestras tensiones, nuestras contradicciones en cuanto a cómo educarlas, a lo que debemos hacer o decir, o corregir, o dejar que hagan, pero siempre terminamos hablándolo y llegando a un acuerdo. Intento aprender a morderme la lengua un poco y sacar los temas en los momentos adecuados, porque a veces soy un poco irritante. Ambos nos parecemos mucho en que somos muy cabezotas e impacientes, pero nos amamos y ayudamos con nuestros problemillas.
  5. Afectividad. Ni que decir tiene que mi esposo da el 200 por ciento aquí. Sin su apoyo y su amor por sus hijas y por mí no estaría escribiendo este post sino en un centro para los que han perdido el juicio.

  6. Temores:  siento que yo tengo más que él. A veces sólo veo lo pequeño porque el día a día llega a consumirte, o al menos así lo vivo yo. El piensa que vamos por buen camino, sin tirar cohetes ni alardear y con nuestros baches, pero él se siente muy satisfecho de cómo crecen nuestras hijas. Ve en ellas dos personas con voz propia, que están empezando a responder positivamente por ellas mismas y que aprenden de todo y con todo.
  7. Esperanzas: todas las del mundo. De que respeten y amen a Dios y a los demás, que sean personas íntegras y que tengan su lugar en la vida mientras esta les dure y que a su vez puedan dar cuenta a los demás de la esperanza que vive en ellas.

  8. Opinión de los niños al respecto. Mis hijas son pequeñas pero de momento les gusta mucho lo que hacemos, según la mayor, quisiera que construyéramos una escuela para que ellas, nosotros y sus amigos todos aprendieramos en compañía. La pequeña dice que su escuela sería de bebés para ella cantarles y enseñarles a caminar y darles de comer alimentos saludables. La mayor también les iba a enseñar español y a dibujar, y no sé que cuantas cosas más, también iban a comer juntos brócoli y queso.

  9. Un gran etcétera. Por último quisiera añadir aludiendo al comentario que dejó en su entrada Andrea, que es posible que cuando uno pasea por los blogs se encuentre muchísimo con madres que escriben sobre el currículo que siguen, que cuentan sus logros y dificultades en esto del homeschooling, pareciera que el padre es invisible. En mi caso si así parece no es porque lo sea, sino porque a mí me encanta hablar, escribir y blogear, y a mi marido NO, punto. Pero sí está muy presente emocionalmente, espiritualmente y físicamente. Si parecemos conservadores quizá es que lo seamos. No me molesta la etiqueta en absoluto, de hecho por convicción no soy liberal. No somos déspotas ni tiranos tampoco, conservador y liberal son dos ideologías en las que hay muchos paradigmas y los extremos existen en ambas. El tener creencias religiosas y enseñarlas a nuestros hijos no quiere en absoluto decir que seamos dogmáticos, pero sí considero que tenemos nuestra autoridad como padres, como Paloma escribió en uno de sus posts. Y si para otros lo somos, pues qué le vamos a hacer. Yo puedo explicar y contar que si alguien quiere pensar lo que piensa poco puedo hacer para cambiarlo. En su momento mis hijas se harán adultas y decidirán por sí mismas. Nosotros no podemos dejar de vivir como somos y conforme a lo que creemos, en la esperanza de que ellas se planteen la vida tan pintoresca como deseen pero con las mismas creencias de base. Claro que sabemos que está la posibilidad de que no, de que escogan creencias diferentes. Dios no nos ha creado autómatas ni espera que así hagamos con nuestros hijos. (A propósito, debéis ver este video que me mandó Greisi de cómo Skinner tuvo a su hija en una jaula por once meses…) No hay neutralidad en ninguna institución, ni en la familia, ni en la escuela, ni en el trabajo. La escuela, por el hecho de hablar de diferentes creencias no es ni mucho menos un lugar neutral. Esa preocupación de muchos porque los niños no sean indoctrinados cuando se educan en casa es ridícula en la mayor parte de los casos. Claro que se les indoctrina en muchos lugares, por ejemplo en las pandillas, los medios de comunicación nos intentan indoctrinar a todos, todo puede potencialmente ser una plataforma para indoctrinar. En mi casa claro que se habla de otras creencias, al igual que se conversa y discute, conocemos y convivimos con otros con ideas diferentes en cuanto a nutrición, medicina, con gente de otras culturas, razas, ideologías. La diferencia entre las sectas y los homeschoolers es que nosotros educamos con convicción y en LIBERTAD DE PENSAMIENTO, y en las sectas y en muchas instituciones se te castiga por pensar diferente y se te impone a la fuerza con chantajes y amenazas el permanecer en ese grupo con esas creencias. La verdad, como dices Andrea, yo no puedo hablar por los demás, no sé cómo cuezan sus habas los otros homeschoolers, nosotros navegamos un barco con mi marido como capitán, yo al mando del timón, y las niñas jugando y dando guerra en la cubierta.

Advertisements

4 thoughts on “Carnaval XXI ~ El papel del padre

Add yours

  1. Y me llamas a mi eficiente!!! Tú sí que lo eres!! ya te has currado el Carnaval. Eres, no sé cómo deicr en castellano, “reliable”. Besos a vosotras y un saludo al capitán.

    Like

  2. Gracias, Madalen, a mí me pasa exactamente lo mismo con esa palabra, cuando me viene a la mente no sé cómo expresarla en castellano.
    Por tu entrada de mujer sencilla veo que has pasado muy buenas vacaciones, besos también y nos vemos por los blogs.
    s

    Like

  3. Silvia, que decir… Enhorabuena por ese equilibrio familiar y de acuerdo en todo. Nosotros no somos “conservadores” se supone que somos todo lo contrario… pero ¿como se mide eso?

    Cariños inmensos,

    Like

  4. Ipe, no sé como se mide, cariño, pero no me importa, ja ja ja .
    Y sí tenemos equilibrio familiar, pero no excluye las peleas, no creas que somos Mr y Misis perfectos, pero doy gracias por tener un buen matrimonio y unas hijas que no merezco, sí.
    También besitos, Ipe.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Up ↑

%d bloggers like this: